La importancia de dramatizar o sobredimensionar la realidad


VIDEOS SOBRE EMPATÍA, INCLUYENDO UN FRAGMENTO DE KANAMORI
http://evolucionando.blogspot.com/2008/04/vdeos-sobre-empata-y-algn-comentario.html

(Es más difícil sobredimensionar las palabras del otro, cuando nos ponemos en sus zapatos:)

Creo que uno de los mayores problemas de la percepción en la comunicación entre seres humanos, está relacionada con el sobredimensionamiento o la dramatización de hechos mal percibidos.

Por sobredimensionar entiendo, amplificar y dramatizar de manera injustificada errores pequeños o intrascendentes.

Muchas veces, al menos en mi experiencia, cuando se producen problemas de comunicación, suele ocurrir que tú has entendido algo que el otro no ha dicho, o esteotro, ha entendido algo que tú no has dicho. De esta manera se producen las malas intepretaciones.

Vamos acumulando, en el mismo montoncito, día tras día, hasta que el montoncito se hace realmente grande, capas y capas de distorsiones. Cuanto mas nos han intentando proteger del mundo, o cuantas más experiencias de dolor hemos acumulado, mayor es nuestra necesidad de seguridad, más necesitamos “defendernos” de nuevos posibles ataques.

El problema surge cuando queremos defendernos de los ataques con los mismos mecanismos con los que nos defendiamos cuando nuestra capacidad de percepción aún no había madurado, y la información con la que se iba formando, estaba sesgada por la misma inmadurez del “aparato” de percepción.

Nuestros sistemas defensivos, instintivos, que a veces que funcionaban mejor o peor en aquellos momentos, sin embargo, no están adaptados para “defendernos”, cuando nuestras vidas son tan diferentes y nos hemos alejado tantisimo de aquel niño/niña que vivió todas aquellas situaciones extremas.

Cuando nuestro inconsciente, nuestro guerrero en la sombra, intenta defendernos de cualquier dolor futuro que pueda acecharnos en la oscuridad, lo hace trayendo al presente, los mismos mecanismos defensivos, que más o menos útiles cuando se crearon, ahora pueden ser tremedamente ineficaces.

Percibimos así lo que otros nos dicen, en función de el filtro que nuestro inconsciente nos ha colocado en función de lo que hemos vivido en algún momento de un, posiblemente, lejano pasado.

Y claro, percibimos MAL. Consecuencia: Mal intepretamos.

Pero como no podemos darnos cuenta de que mal interpretamos, siguiendo la lógica de “la verdad solo puede ser una”, por la misma lógica, el que mal interpreta.. SOLO PUEDE SER EL OTRO ¡¡.

Al respecto, en un inciso, me gustaría dejar una cita para la reflexión.

R.D.Laing

http://laingsociety.org/biograph.htm

“El rango de lo que pensamos y hacemos
está limitado por aquello que no advertimos.
Y debido precisamente a que no advertimos
aquello que no advertimos,
hay muy poco que podamos hacer
para cambiar esto,
a menos que advirtamos
el modo en que nuestro fracaso en advertir
determina nuestras acciones y pensamientos.

Pues bien, la única opción de solucionar esto, según el Dr.Laing, es “ADVIRTIENDO EL MODO EN QUE NUESTRO FRACASO EN ADVERTIR ..determina nuestras acciones y pensamientos”

Cuando creemos que alguién, está haciendo algo con intención de molestarnos o herirnos, y cuando esto ocurre con una frecuencia sumamente elevada, entonces podemos pensar que tenemos que tomar en serio la advertencia del Dr.Laing.

Entonces tenemos que hacer una vigilancia autocrítica de si realmente nuestro inconsciente, intentando protegernos, nos está haciendo “una jugada” de tres pares de narices.

Cuando creemos que nos están atacando, queremos legitimamente defendernos. Y si podemos, ponemos toda la artilleria en ello. Si realmente tenemos que defendernos de un ataque REAL, poner toda la artillería, puede ser una acción entendible.

Pero si el ataque NO ES REAL, el otro realmente, se va a quedar muy, muy sorprendido con nuestra reacción. Y nosotros, incapaces de autoobservar nuestra distorsión, además de percibir nuestra reacción como perfectamente lógica, nos quedamos pasmadisimos cuando el otro se siente herido “aún encima”, por nuestra reacción. “Me haces daño, y aún encima te quejas de que me defiendo”, es el esquema que sigue a nuestra observación de la reacción del otro en esta situación.

Si el otro, nos advierte de que estamos malinterpretandole, normalmente no lo creemos. Creemos que quiere hacernos daño, pero sibilinamente, quiere hacerlo y lavarse las manos, con un “Yo no he sido”. Y esto nos puede poner aún más furiosos, por parecernos más injusto. Entonces, buscamos más polvora, y lanzamos a los bombarderos que teniamos en la retaguardia por si acaso. El otro, o se espanta y se va, o si se queda, comprensiblemente, se va a defender instintivamente.. con sus propios mecanismos de defensa.. lanzando su artilleria.

Y señores y señoras, así comienzan muchas guerras.

Sobredimensionamos y como consecuencia, dramatizamos, cuando creemos que o bien, ES REAL una ofensa o un daño QUE NO LO ES. O bien, cuando aún existiendo la ofensa, EL DOLOR QUE SENTIMOS ES TAN INTENSO, que la defensa tiene que ser PROPORCIONAL AL DOLOR, no a al “tamaño de la ofensa”.

Si nos encontramos con una combinación de dos personas que han ido acumulando, una buena cantidad de distorsiones defensivas a lo largo de su vida, cuando uno escuche algo que no el otro no ha dicho, y se defienda, posiblemente el otro, pondra a funcionar su propio mecanismo de defensa distorsionado y lo que en un principio era una pequeñisima mala interpretación.. se puede convertir en un drama SOBRE ALGO QUE NO HA OCURRIDO ¡¡.

Este drama se vive con frecuencia en muchas relaciones familiares (donde los niños aprenden de los padres.. heredando sus mecanismos distorsionados de defensa.. atacando con las mismas armas con las que se defienden los padres), como en relaciones de pareja cuyos miembros tienen un historial de distorsiones de aprendizaje.

ALTERNATIVAS

Evidentemente un buen terapeuta (insisto en lo de “buen”) de relaciones familiares o de pareja, puede ser el testigo imparcial que nos permita AUTOOBSERVARNOS sin apasionamiento, y conocer más a fondo a nuestro amigo/enemigo, NUESTRO INCONSCIENTE.

A partir de aquí, si ya conocemos nuestra tendencia a distorsionar, tener la suficiente inteligencia emocional como para mantener alerta a nuestra sentido autocrítico (crítico, pero compasivo hacia nosotros mismos, al tiempo)

Aceptar la necesidad de REAPRENDER Y DESAPRENDER. Desaprender viejas formas de defendernos, y aprender formas nuevas de comunicarnos, donde aprendamos a su vez, a escuchar a nuestro inconsciente cuando nuestro terror al dolor, haga que salga combativo en nuestra ayuda.

EL ZEN Y LA DRAMATIZACIÓN

El otro día en una reunión de meditación, el “profe”, nos enseño un hermoso ejercicio.

Nos pidió que escuchasemos a los pájaros que se oían en los árboles cercanos. Al cabo de 5 minutos nos pidió que dejasemos de hacerlo.

Nos explico que a veces, hay que dejar de aferrarse a lo bueno, porque lo bueno también pasa. Y aceptar lo malo, con tranquilidad, cuando llegué.

El problema surge, cuando algunos NOS AFERRAMOS A LO MALO, porque nos permite sentir que seguimos siendo victimas de alguna manera, y quizá así, de manera inconsciente, perseguimos “llamar la atención” y conseguir el amor, el respeto y/o la atención de la persona que en ese momento, sentimos que nos está maltratando.

Una técnica zen, consiste en eso, en aprender a SOLTAR esa situación de DRAMA Y SOBREDIMENSIONAMIENTO. NO AGARRARNOS A ELLA, DEJARLA PASAR. No consiste en no defenderse cuando uno está siendo realmente agredido… es una muy buen ayuda, para dejar de sufrir innecesariamente, porque muchas veces UNO CREE QUE ESTÁ SIENDO AGREDIDO Y NO ES ASÍ. ¿Para que sirvió este sufrimiento imaginario, entonces?

A veces sobredimensionar excesivamente puede llevar a trastornos:

VIDEOS QUE HE IDO ENCONTRANDO SOBRE TRASTORNOS DE ANSIEDAD (ANSIEDAD SOCIAL, AGORAFOBIA, TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO, PÁNICO, ANSIEDAD, DEPRESIÓN, BIPOLARIDAD, ETC:)
Vídeos sobre trastornos de ansiedad, depresión, etc.

http://evolucionando2.blogspot.com/2007/10/videos-positivos-sobre-la-depre.html

About these ads

Un pensamiento en “La importancia de dramatizar o sobredimensionar la realidad

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s