Nuestra vida no tiene una meta. Uno la vive.


EL DISCÍPULO APLICADO. HISTORIA ZEN

La dedicación y el celo de un discípulo de Kochi llamaba la atención a sus amigos y a los restantes acólitos.
Sin embargo, no impresionaba a su roshi. El joven se sentaba con seriedad en zazen durante todo el día y en ocasiones toda la noche, y se concentraba con considerable
gravedad.
Realizaba con el mayor de los empeños cualquier tarea que se le encomendaba.
Los restantes discípulos comentaban que si alguno de ellos merecía alcanzar rápidamente el satori, ése no podía ser otro que el discípulo aplicado.
Pero el roshi no compartía esta opinión y llamó al joven.
– ¿Por qué te aplicas tanto en el trabajo?
– Para conseguir el satori. Para eso estoy aquí.
– Ya veo.
El roshi reemprendió sus tareas y el discípulo las suyas.
El roshi atendía sus obligaciones y vivía su vida. El joven
aplicado se sentaba erguido, cruzaba sus manos, cerraba sus ojos con firmeza,
respiraba con regularidad y no se permitía una sola cabezada.
Sus curiosos compañeros esperaban verle llegar al satori en cualquier momento.
Sin embargo, pese a su empeño, y concentración, este momento
no llegaba. Finalmente fue a ver al roshi.
– Aunque medite durante muchas horas con gran diligencia y profundidad,
nada ocurre.
– Ya veo.
– ¿Qué debo hacer?
– Debes volver a tu casa. Aquí estás perdiendo el tiempo.

El discípulo quedó consternado. Intentó discutir con el roshi, quien
sin embargo, permaneció en silencio y sin responder,
hasta que el preocupado joven se levantó para abandonar la habitación.
Entonces el roshi le llamó
– Siéntate y te contaré algo. No has entendido mis palabras y debo
explicártelas. He dicho que perdías el tiempo aquí y hablaba en serio.
Verás por qué. El satori no es una meta hacia la que trabajar.
El zen es satisfactorio sin satori, porque es un medio que no precisa fin.
Lo mismo se puede decir de la vida. Nuestra vida no tiene una meta. Uno la vive.
Deberíamos meditar de esta misma forma. La meditación es un objetivo en sí misma.
No es un proceso que conduce a algo más. Es vida.
Pierdes tu tiempo al no darte cuenta de ello. Piensas sólo en el futuro y descuidas el presente. Peor aún, utilizas el presente para perseguir algo sobre lo que únicamente has leído y oído hablar. Piensas en el satori como un premio
a obtener, y crees realmente que serás diferente si éste llega.
Por tanto, estás perdiendo el tiempo. Vuelve a casa y vive.

Esto es lo que quería decirte y así lo he hecho.
Si no estuvieras tan ciego, te habrías dado cuenta tú mismo. E incluso
ahora, mientras hablo, estás esperando que surja algún tipo de comprensión de estas palabras sin valor. No has entendido nada.

El abrumado discípulo se retiró. Sin embargo no volvió a su casa.
Se sentó en silencio con los demás.
Algunas noches meditaba en el jardín. Continuó
No sabemos si alcanzó o no el satori.
En cualquier caso, no importa para la historia.

Zen, Editorial Integral, Página 105.

Anuncios

Alternativa interesante para evitar el embargo de tu casa, si no puedes afrontar la hipóteca


Imagen de Influenciaddorr
Imagen de Influenciaddorr

Imagen de Influenciaddorr

Me la he encontrado en la revista Emprendores, nro.92, de mayo del 2005, página 12. También se puede ver la noticia en este enlace de La Verdad

En el artículo, se expone el caso de una familia de Barcelona, que se acogió a La LEY CONCURSAL, y que fué declarada en QUIEBRA PATRIMONIAL,como si fuese una empresa.

Con esto consiguió paralizar el embargo de sus bienes, aunque deberán negociar con sus acreedores como pagar su deuda. Para ello tendrán un plazo de 5 años, como máximo.

Solo dispondrán del dinero mínimo para sus necesidades básicas, pero seguirán teniendo un techo.

DESVENTAJAS

Según el diario montanes “El problema es que se trata de un procedimiento judicial largo y gravoso, pues los afectados han de correr con las costas.

El procedimiento concursal prevé el nombramiento de unos administradores judiciales, cuyos emolumentos -junto a los de los abogados y los procuradores de las partes- corren a cargo de la parte que lo solicita, ya sea una empresa o una persona física.

Esto puede hacer que en bastantes casos la factura final del proceso pueda aproximarse o incluso igualar el ahorro que se vaya a obtener.

Por este motivo, los expertos lo consideran una alternativa cara y poco ágil al embargo, que sólo compensaría a aquellos hogares con más recursos económicos a pesar de su elevado sobreendeudamiento.”

El apoyo que ustedes me brindaron fue la razón por la que me excarcelaron


“Pienso que ellos [las autoridades] ahora tienen mayor conciencia de que hay gente como ustedes que se preocupan por nosotros […]  Quisiera expresar mi gratitud, ya que el apoyo que ustedes me brindaron fue la razón por la que me excarcelaron”. Saleh Mahmud Osman, Sudán.

De los 30 presos y presas de conciencia sobre los que se han hecho las campañas de Amnistia internacional,  20 viven en libertad!

En la actualidad hay presos de conciencia, en más de 45 países, contando sus días en prisión por ejercer pacíficamente su derecho a pensar y expresarse libremente.

Charles Ntakirutinka (Ruanda), Ebrima Manneh (Gambia) y Abune Antonios (Eritrea) son tres presos de conciencia, a quienes queremos dar voz, enviar esperanza, hacerles saber que no están solos… en fin, queremos enviarles el mejor regalo: nuestras palabras.

Desde este blog, te pido humildemente, que firmes en esta campaña de Amnistía Internacional. Solo con que haya una remota posibilidad de conseguir la libertad para alguién, condenado injustamente, ya valdría la pena, eses 4 minutos que le vas a dedicar. Firma aquí:

http://www.es.amnesty.org/regalatuspalabras/

(Texto extraído – salvo comentarios propios- de mailing de Amnistia Internacional)