1

Frases para pensar


estre

“LA ÚLTIMA ILUSIÓN
ES CREER QUE SE HAN PERDIDO TODAS”

Maurice Chapelan

Las llaves de salida de tu prisión
están escondidas entre la coraza de tu propio carácter

Wilhem Reich

“La felicidad es un plato de patatas fritas”

Snoopy

Mientras un ser crece, no envejece

Vitus. B. Drosher

La vida es como los espejos. Sonríeles y te sonreirán.
Ponles mala cara y te resultarán siniestros

Merrell

Por fin he podido conocer al enemigo
era yo mismo.

Walt Kelly 

Todos los seres humanos sueñan con la libertad,
pero están enamorados de sus cadenas“.

Khalil Gibrán

El granero se ha quemado.
Ahora puedo ver la luna

KOAN ZEN

OTRAS:

Nadie está tan equivocado como aquél que conoce todas las respuestas

“No eres lo que piensas que eres
pero lo que piensas ERES”

Llegará un día en que usted se reirá de sus pasados esfuerzos
Y ése que se reirá, está aquí y ahora

0

¿Honestidad a pesar de ostracismo seguro?


¿Quién decide lo que es sano o lo que no?

¿Quién decide lo que es sano o lo que no?

La razón de el uso de un nick en este blog es que me permite cierta mayor libertad de expresión (aunque un hacker experto siempre podrá identificarnos por mucho que nos ocultemos).

En esta fase de mi vida, están pasando unas cosas que me van poniendo a prueba y me obligan a dar pasos adelante. Con cada paso adelante, con cada barrera que yo me había puesto antes (por razones culturales/sociales) y que me “salto”, voy descubriendo con asombro cosas que ni imaginaba. Cosas que por ahora, ni siquiera con mi anonimato relativo, puedo contar públicamente.

Y aunque el que me conozca un poco de este blog, ya sabrá que soy una persona especialmente abierta, todos tenemos un límite en el que decimos “¡De aquí no es sano pasar!”, a veces porque no es sano.. otras por la presión del medio.

Pero el quid está en pensar: ¿Quién decide lo que es “sano” y lo que no?

Lo que me están ayudando a descubrir otros sería tachado de increíble por mi, hace muy pocos años. Y como rozaría con lo que yo consideraba esotérico, sería rechazado de plano; no por un “exceso” de racionalismo.. más bien por una cuestión de prejuicios que yo me había ido forjando sobre “lo que se puede tocar” “lo que no se puede tocar”  ” hay temas que no se deben tocar”, etc..

Me recuerda la imagen de la película “Stargate,  cuando el arqueólogo recién llegado de la tierra, se pone a dibujar , en la arena unos símbolos para facilitar la comunicación con una chica de otro planeta, y ella sorpresivamente, aparta la cabeza avergonzada. Hasta que él entiende que en su cultura “alguien” había prohibido la escritura.

Ya he hablado en este blog, del libro de Daniel Coleman “El punto ciego“. Todos y cada uno de nosotros, elegimos tener un “punto ciego“, y cuando una realidad que nos puede excluir socialmente surge, miramos para otro lado ante la visión de algo que nuestra cultura va a categorizar como asocial, insano, irreal y nos puede traer el temido ostracismo social. Todos y cada uno de nosotros elegimos así, perder el derecho de ejercer la libertad personal de ser nosotros quienes decidamos por nosotros mismos si le realidad X tiene tales características.

En nuestro avanzadísimo siglo XXI, estoy recibiendo cada día en mi mail, por un anuncio que puse, un goteo constante de testimonios de “algo que no pasa”.  Es muy habitual que la coletilla final del mensaje sea algo así como “gracias por escucharme, esto no lo puedo hablar con nadie”, o “mis amigas piensan que esto son alucinaciones por lo que no puedo hablar con ellas, no tengo nadie con quien hablar de esto”.

En nuestro avanzadísimo siglo XXI, una persona muy cercana con unas experiencias alucinantes me dice siempre que eso “no le ocurre”.  Pero, ¿Cómo puede llegar uno a negar algo que le ocurre con extrema lucidez y en estado de total serenidad? La puta cultura (perdonad el exabrupto, pero creo que es necesario).

A veces me gustaría escribir en este blog para compartir ” estas buenas nuevas” pa to quisque:), y sé que no puedo hacerlo porque a pesar de dar prioridad a la honestidad, vivimos en una especie de inquisición muy sutil que impide hablar con libertad de según que cosas. Y lo que te da pena, es que hablar de ellas, compartir lo que sabes, podría liberar a más de uno de sus miedos.

Ayer pasó algo muy muy mágico, algo que no puedo contar. El día de ayer no se me olvidará jamás. Con el día de ayer, han caído todas mis defensas y puedo decir que comienzo a ser una persona nueva y más libre. Sencillamente por aceptar la realidad como es, no como la cultura me dice que sea. Ojala pudiera compartirlo.

1

¡No quiero morir, no me dejen morir!


noquiero

Pido disculpas a los seguidores de este blog por tocar últimamente, de manera reiterada, el tema de la muerte. Este blog se creó con el título de “Evolucionando” porque desde su nacimiento intentó reflejar la evolución personal/espiritual de su autora. Y en este momento, este tema, es un tema que me afecta especialmente, es precisamente, el punto donde está focalizada mi propia evolución.

Personalmente no creo que tenga miedo a la muerte. He investigado tantísimo, conocido a tantas personas con tantas experiencias; he tenido algunas experiencias propias (menores), que no albergo duda alguna de:

1. Existe un mundo no accesible a los sentidos del cuerpo físico y lícitamente por ello, no defendible desde la ciencia (no por ahora, aunque algunos autores ya proponen medios específicos probatorios combinando algunas tecnologías existentes).
2. Ese mundo parece reunir una serie de características realmente interesantes y atractivas. En la medida en que sólo dispongo de datos no basados en mi experiencia, no quiero sobrepasarme afirmando lo que no he vivido. Pero,, especialmente a efectos personales, he reunido los suficientes datos para conocer cómo “probablemente” podría ser ese nuevo entorno.

Según estos datos ( adquiridos por el conocimiento directo  de testimonios ajenos a mi, como por testimonios conocidos por mi; sumando a la compartición de experiencias de proyectores astrales expertos, y añadiendo estudios clínicos realizados por muchos profesionales de la medicina, la psicología, la psiquiatría encontrando estos, patrones independientemente de situaciones de partida culturales, por ejemplo), al desaparecer nuestro vehículo físico -nuestro cuerpo físico-, existen muchos de nosotros que al no estar preparados para lo que se van a encontrar, adoptan algunas formas de psicosis.

Parece que en estos casos,  en el de las personas no preparadas para entrar en la “otra vida”, ingresamos en ella, en un estado de baja lucidez. Parece que en este “atontamiento”, nos seguimos creyendo que seguimos vivos y actuamos como lo hacíamos cuando estábamos vivos. Las famosas casas encantadas, están llenas de personas que sin su vehículo físico, siguen convencidas de que siguen vivas y siguen sintiendo sus antiguas filias o deseos que tenían en vida o los antiguos odios u obsesiones con determinadas personas o sitios – esto último es lo que las convierte en asediadoras de estas personas, el tradicional espíritu agresivo-

EJEMPLOS DE PARAPATOLOGÍA PARAPSÍQUICA

(psiquismo alterado del individuo, posterior a su muerte física)

EL AGNÓSTICO O ATEO.

Uno de los peores casos (ejemplarizado en el libro “La vida después de la muerte”, de Ian Curri), es el del agnóstico o ateo con buenos argumentos mentales. El que niega que pueda existir otra dimensión donde prosiga la vida sin el vehículo físico. Parece ser que es tal la intensidad de la negación en muchas de estas personas, que aquel que pasa “al otro barrio” con esta mentalidad, está prácticamente condenado a repetir los actos antes habituales “en vida”, en estado de muy baja lucidez, sin saber que esta muerto “físicamente”, pero vivo “en otro vehículo” y que puede haber mucho más por explorar “ahí fuera”.

EL INCOMPLETISTA EXISTENCIAL

También parece que puede ser dramático y generar patología “parapsíquica” (en el psiquismo del individuo, posterior a su muerte física), el sentimiento de no haber VIVIDO.

LA TANATOFOBÍA

Y luego está el que vive la muerte (no por su “culpa”, sino por “culpa” de la sociedad) con miedo a la “idem”, la famosa tanatofobia, tan común en la tierra entera.

EL QUE SE AFERRA A SU IDENTIDAD

Perder la identidad puede llegar a ser dramático, sobre todo si uno ha conquistado socialmente determinada posición y su identidad es la de alguien con mucha importancia social.

Y esto puede ser que me lo haya encontrado hoy con lo que dicen que fueron las últimas palabras de este señor que llegó a tener su propio imperio con sus propios fieles, en pleno siglo XXI.  ¿Que mejores razones para entrar en la “otra” vida con “parapatología psíquica” que el haber sustentado uno su identidad en su deslumbrante éxito?.

Esta frase del ya ex-presidente de Venezuela en esta etapa de la historia humana, esta negación a algo genera además de muertes muy dolorosas, muy traumáticas, la posibilidad de una vida posterior muy mala también.

CONSIDERO NECESARIO UN CAMBIO SOCIOLÓGICO

Si algún día sociológicamente deseamos adquirir y adquirimos las habilidades para conocer de forma individual y de manera experimental,  la existencia real de esta otra dimensión (que para aquel que no lo ha experimentado es lícitamente  pura fantasía) existirá la posibilidad de que la muerte física, sea un paso de lo más tranquilo, donde incluso las enfermedades físicas previas, serán vividas de otra manera menos dramática.  Es muy diferente tomar un tren, cuando uno conoce el destino y lo conoce bien.

Es urgente una mayor investigación sobre estos temas, un ruptura de paradigmas que nos conducen a vivir con miedo (especialmente los que hemos sido tocados con enfermedades graves), a morir con terror y quién sabe si a seguir vivos en el otro lado, realmente enfermos.

UN ANEXO DE QUEJAS HACIA EL POSIBLE “MALFUNCIONAMIENTO” DE ESTE SISTEMA DE ABANDONAR EL CUERPO FÍSICO

Por cierto, en otra entrada, relataré mi queja hacia un sistema “espiritual”, que se intuye especialmente desde las religiones, basado en la perfección y que parece resultar de una ineficacia abrumadora (Y que no se me enfade nadie “del otro lado”, por ello:)

Nota: Si alguien cree que se me ha ido la pinza, me parece una postura muy respetable. Puedo entender perfectamente a todo aquel que pueda ver así mi posición, basándose en criterios científicos o fisicálistas.