Ikea, o “yo sí soy tonta”


noikea

Una pequeña anécdota: Esta es la tercera vez que me pasa, las dos primeras (que me pasó básicamente lo mismo que esta tercera), juré que no volvería a ikea y piqué.

Algunas empresas se hacen dueñas de tu tiempo de vida, y les resbala mucho si roban tu tiempo. Esta última vez, fui a devolver una especie de lámpara. En cualquier establecimiento esto llevaría un máximo de 1o minutos. En Ikea, de promedio para hacer esto sueles tardar entre una hora y una hora y media. ¿Por qué? Porque no hacen devoluciones selectivas, y como hay devoluciones complicadas pues nada, a esperar el tiempo que  les lleve a otros.

El dependiente me dijo que era complicado hacer una devolución selectiva. Respetando su opinión, yo creo que no hay limites a la creatividad, y que por poner un ejemplo, no es lo mismo devolver un cojín que devolver un mueble de comedor. No sería tan difícil crear una “caja rápida” para devoluciones sencillas, joe.

¿Y quién dirimiría que devoluciones son de las “rápidas”? Pues tan fácil como poner a alguien que escuchase al cliente, viese el producto y lo reenviase a una caja de “devolución rápida” o a las “normales”.  Todos los que estábamos esperando, sin excepción estábamos superestresados, porque todos teníamos alguna otra cosa que hacer y quién más quién menos comentaba su insatisfacción con el sistema.

Pero donde no hay, no hay.

Anuncios

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s