¿Forever Young?


niño

Tengo un familiar, mayor, de 80 años. Hace yoga TODOS LOS DÍAS, medía hora.
Es una persona que carece absolutamente de lo que conocemos como cultura. Lee el “Marca” y le encantan, eso sí, todos los documentales de animalitos habidos y por haber. Camina muchísimo. Habla poco, pero cuando lo hace, transmite a todo el que lo conoce paz.

Pensando en la madre de una vecina (y diréis vosotros ¿y que tiene que ver ahora la madre de la vecina con lo anterior:)?), que tiene 82 años, me di cuenta, lo dulce que era ella frente a lo desagradable que era la hija.
¿Fue ella el modelo de persona competitiva, antiética que es la hija y evoluciono a ese tópico de “abuelita dulce”?

Pero sí que observo que cuando la gente se vuelve “mayor”, suele producirse un “endulzamiento” del carácter (con la lógicas diferencias individuales).
Yo misma, que estoy a 1 año de los 50 (cosa increíble para mi mente:), ya no soy la hormonada bomba de relojería, llena de ansiedades constantes, miedos..

¿Tenemos que vivir toda una vida para volvernos dulces o en otra palabra “humanos”?¿Es la sabiduría lo que se adquiere precisamente cuando comprendes, en algún momento, que lo que le preocupa al humano promedio, son sólo ilusiones que se desvanecerán en pocos años o días cuando tu vehículo físico decida que tú y él ya no tenéis nada en común:)?
¿Si fuésemos siempre jóvenes, sin la presencia de ese “final esperado”, acabaríamos desarrollando esta dulzura, esta paz?

Señores y Señoras, espero opiniones:)

LA MÚSICA QUE ACOMPAÑA A ESTA ENTRADA
FOREVER YOUNG (MADNESS)

La gran libertad de tener un cuerpo


risa

Todas las mañanas me voy a dar un paseo. Siento mi energía viva y con ganas de vivir el mundo. Camino y puedo ir a infinidad de sitios, hacer infinidad de cosas. Puedo ELEGIR.
Cuando tuve que hacer quimioterapia sentí, atada como estaba a la sonda que conectaba mi cuerpo con esos líquidos extraños, que perdía este derecho. Que perdía el derecho a usar este vehículo al que llamamos cuerpo para vivir la vida. Que perdía el potencial de ir aquí o allá, hacer esto o aquello
Cada día que doy un paseo, hago un pastel, beso a mi gente, recuerdo que hubo algún día, en el que creí, de verdad, que perdía “el derecho” a ver la luz del sol, hacer un pastel, amar a los que amo, gracias mis propios pies, a mis propias manos. Nunca lo olvido.

Que la Luz Crezca en Ti


Este vídeo que nos regalan, está muy bien hecho. Ha sido trabajado por alguien o con conocimientos o con instinto para generar y dirigir in crescendo emociones.

Me hace preguntarme que está pasando para que tantas personas tengan esta necesidad de manifestar espiritualidad. Me hace preguntarme porque hay tantas otras que parecen no sentir esta necesidad.

Me ha encantado

Un individuo desalentado, ha sido presa de sugestiones negativas


Fuentes de Información

Fuentes de Información

Como Qadistu sabe de mi, no acabo de ver claro el tema de las canalizaciones. Ahora conozco a otra maravillosa persona que también las “vive”, y la verdad, sigo teniendo como guía “provisionalmente sólido” a Salvador Freixedo, con su interpretación del origen de las canalizaciones. Pero como la vida humana me va demostrando que no lo sé todo y que no puedo dejarme guiar por los pre-conceptos de ninguna de las partes, seguimos a la escucha:

“Si un individuo se halla en una condición de desaliento, esto se debe a que ya se ha convertido en presa de sugestiones negati­vas, tanto suyas como de otros.»

Seth (Del blog de Qadistu)

Que en palabras de Sartre se transforma en un “el infierno son los otros”

Y es que “los otros” son muy jodíos..

¿Tu dinero es tuyo?


Tus ahorros ¿Son tuyos?

Tus ahorros ¿Son tuyos?

Creo que ayer hablaban por la tele de que un señor vinculado a la gestión contable de la política de alto nivel en España, “escondía su dinero en Suiza”.

Y me quedé pensando. Si yo llevase mis pequeños ahorros a Suiza ¿Estaría “escondiendo” mi dinero?

 

toma-el-dinero-y-corre

Nada más lejos de justificar el robo a mano armada de muchas personas que intentan eliminar las pruebas de su delito con el alejamiento. Hablo de otra cosa, entiendo que si yo quiero llevar “mi” lo que sea, en este caso “mi” dinero a Marte, tendría que ser mi problema. De no ser así, “mi” dinero, no es tal.

Según leo en  Wikipedia, nuestros ahorros no son nuestros.

Creo que vivimos en un perpetuo corralito del que no somos conscientes. La verdad, es que estoy harta de la injerencia de los estados y de sus “manos”, “nuestros representantes” (los “estados” por si solos, como decía Isabel Preysler “no tienen patitas”) en nuestras vidas.

Nota: Que quedé claro que si por mi fuera, sólo existiría un método avanzado e inteligente de trueque.