Troceaditos/as en porcentajes


almita

Cuando supe que tenía un cáncer de mama, me puse a investigar sobre el tema, por eso de “empoderarme” en ello.
Lo primero que descubrí es que me había vuelto un “%” vivo. ¿Qué quiero decir? Ahh ¡¡ pues que ahora ya no era “sirah x.y.”.
Ahora me definía por mis porcentajes.

La enfermedad obligaba a tomar decisiones dramáticamente aceleradas, con información ¿parcial? en tanto sólo procede de una visión de la medicina (la convencional o invasiva) sobre la que se deposita todo el esfuerzo investigador (y toda los recursos para financiarlo) y en tanto la información que procedía de la otra visión de la medicina, la no invasiva, ofrecía menos confiabilidad por la sencilla razón de que dispone de menos recursos para la investigación y no hay un número suficiente de estudios clínicos que permita poner las dos visiones en la balanza y tomar una decisión con todos los datos en la mano. ¿Me explico?

 

Pues bien, con esta información vamos a decir “algo sesgada”, tuve que tomar decisiones en estado de shock y con una familia que tampoco se mojo mucho en lo de ayudar en la investigación de las mejores opciones, y para la que era muy cómodo apoyarse en el caso “Steve Jobs” para enviarme sin un trabajo previo de investigación serio, en las “garras” de la medicina más agresiva, la medicina convencional.

A pesar de estar en shock, me aferre a mi fe en mi, para con mis menguadas fuerzas investigar sobre todas las opciones disponibles ejerciendo mi derecho al empoderamiento en mi enfermedad.

En este estado descubrí que había un % de mujeres que si hacían quimioterapia se convertían en el selecto grupo de las supervivientes y otro % que se convertían en el nada selecto grupo de las muertas (perdonen la franqueza). Descubrí más cosas. Que si tomabas determinadas sustancias químicas en la quimioterapia (me niego a llamarlo “quimio”, no quiero confianzas), automáticamente te incorporas a un nuevo grupo de riesgo de personas llamadas “las del 2%” que se sabe tendrán el potencial de desarrollar, por ejemplo, cáncer de endometrio.

Luego supe que si hacías radioterapia, te incorporabas a otro grupo “las del 4%”, donde puedes desarrollar otro cáncer secundario (se llama así al que se origina como consecuencia de los tratamientos para afrontar el cáncer original).

Y cuando haces radioterapia, ídem, te incorporas a un nuevo grupo de riesgo con su % correspondiente.

Ahora me hecho una ooforectomía (tardaré un poco en aprender a pronunciar esta palabra). La verdad, no investigue mucho esta vez, creo que acabé saturada de la falta de apoyo recibida por todas las bandas y ya me encontré “sin ganas ni fuerzas”. Como mi cáncer es hormonodependiente, estrogénico, al eliminar los ovarios eliminamos estrógeno y aumentamos el % de que salgamos vivos de esta:). Parece ser que con la extirpación de los ovarios, eliminamos el 90% de estrógeno que produce el cuerpo, lo cual es una suerte para los cánceres de mama y de ovario que se alimentan de estrógeno. Bueno ahora estoy, parece en el grupo del que tienen un aporte corporal (procedente ahora de la grasa y de las glándulas suprarrenales) de sólo  el 10% de estrógenos al cuerpo, vale, algo bueno.

Pero buscando información sobre que % de estrógenos producen los otros productores naturales (las mencionadas, grasa y glándulas suprarrenales), me encuentro con un artículo que explica que vuelvo a convertirme en otro % de riesgo para otros cánceres. Ahora se han incrementado mis % de participar en problemáticas cardiovasculares, en cánceres de pulmón y colorectales, y lo mejor de todo, en morir por todo tipo de enfermedades “en general”. Chachi.

Tengo la enorme suerte de que la lectura de gente como Caroline Myss, Richard Gerber, Deepak Choprah, y Michael Newton, me han dado la formación y la base para sentir que soy mucho más que un porcentaje. Que mi supervivencia no depende de que me conviertan en un número, sino de mi capacidad de comprender las causas de mi enfermedad, incluso más allá de lo biológico. Que mi supervivencia depende de mi amor por la vida, de mi amor por mi misma. Y que eso no es cuantificable por ninguna estadística.

Que mi supervivencia física depende, además de cuidar correctamente mi biología, de que VIVA la vida.

Y que si, no puedo vivirla por lo que sea, la vida es mucho más que la vida física, y que va a seguir. He aprendido con estos maestros, que seguiré viva, incluso cuando esté muerta. Y que ese aferramiento a la vida, si llega el momento, será innecesario y tonto. Por lo que, por los datos de los que dispongo en la actualidad, soy mucho más que un número, un porcentaje. Soy un alma. Y estar viva no dependerá JAMÁS, de mi pertenencia a ninguna estadística.

(Con amor a todos mis compañeros “de la tierra” que han muerto por una enfermedad grave, sea cual sea, a aquellos que están pasando por este trance y aquellos que están próximos a pasarlo)

 

(Nota final: El que crea que hay un desequilibrio en el derecho a la información médica de las dos visiones de la medicina que conocemos en la actualidad, no implica en ningún momento que no valore como paciente, el esfuerzo investigador de mucha gente de la medicina convencional, el resultado de sus investigaciones, el trabajo de los médicos convencionales honestos y el amor que muchos profesionales de la medicina convencional ponen en su trabajo y en sus pacientes. Los profesionales con los que yo tuve contacto en esta experiencia, han sido todos sin excepción, personas de gran capacidad, conocimiento y humanidad. Mi visión crítica no va dirigida a ellos, sino a una forma de entender la medicina que no les permite ni siquiera a ellos, tener una visión mucho más global y holística de lo que es el cuerpo humano y la enfermedad)

Anuncios

Publicado por

sirah

¡En wordpress desde el año 2006! La Estrella Alfa (la más grande) de la Constelación de Andrómeda, está situada al noroeste de la Constelación de Pegaso y se llama Sirah, Sirrah o Andromedae

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s