Me desagradan mucho los debates occidentales. Quizá soy un bicho raro:)


pelearAcabo de leer una interminable lista de comentarios en un blog. Y me ha hecho recordar lo que pasó en algunos de “mis” foros.

Cuando comenzó internet, quise probar todas sus posibilidades y abrí foros de temáticas que me agradaban. En algunos de estos foros, me pasaba algo raro (especialmente en uno donde los integrantes eran casi todo hombres, por razones profesionales), y es que cuando se iniciaba un debate sobre cualquier tema, por nimio que fuese, se solía acabar en descalificación y agresión. Yo alucinaba bastante con esta dinámica. Por que hablábamos de cosas realmente sin importancia.

Aquí me enteré de la existencia de los “rompe-foros”. Gente que entra en los foros con altas dosis de agresividad y con necesidad de pegar verbalmente (porque no suelen atreverse en la vida real a hacerlo como quisieran: físicamente).  Estas personitas, por lo que yo deduje, o bien sencillamente entran a dañar, porque ellos mismos están dañados y necesitan liberar esa energía de negatividad que llevan dentro o en algún tipo de foros vamos a decir, más polémicos (supongamos que hablamos de un foro político), podríamos hablar ya de revienta-foros financiados.

Lo peor no es la existencia de estas pobres almas de Dios, perdidas en el limbo de la desconexión con su propio yo pacífico, sino los que son “gente pacífica que no quiere gritar” (parafraseando la broma que a lo mejor algunos conocéis), y que a un pequeño estímulo que reciban de los que son más inmaduros que ellos, entran al trapo y no sólo no saben salir sino que acaban reaccionando peor que los que han provocado todo (evidentemente, algo negativo llevan dentro también).

Recuerdo hace muchos años, cuando inicie algunas lecturas sobre budismo zen, que en algún libro se hablaba de la ECUANIMIDAD como uno de los objetivos a conseguir en la vida. La ECUANIMIDAD viene muy bien definida en este texto: http://www.proyectopv.org/1-verdad/ecuanimidad1.htm.

Es imparcialidad, respuesta proporcionada, justo medio, ánimo estable ente las vicisitudes o     adversidades, mente firme e imperturbable ante el elogio o el insulto, la ganancia o la pérdida, lo agradable y lo desagradable

La ecuanimidad es también compasión”. “La ecuanimidad surge al asumir conscientemente lo inevitable sin que el ánimo se turbe. Todo fluye, todo se modifica, todo cambia. En realidad, a la larga, nada permanece. La persona ecuánime comprende esta verdad, por eso mantiene el ánimo sosegado aún en las circunstancias más difíciles”

Viendo los debates “occidentales” que se producen en foros de internet, foros de medios de comunicación me pongo a imaginar este mismo escenario entre un grupo de monjes budistas, y sencillamente no lo imagino. Compartir información, aportar creatividad, es incompatible con esta forma de comunicación agresiva, que parece responder a la necesidad de afirmar identidades frágiles sin base sólida en la que apoyarse, y  que parece ser connatural a nuestra forma de percepción occidental de la realidad.

No soy ninguna santa. No soy nada ecuánime. No pretendo dar lecciones. Sencillamente voy aprendiendo lo que no quiero ser, y lo que debo mejorar. Y desde luego, eso de debatir, no va conmigo.

Anuncios

Publicado por

sirah

¡En wordpress desde el año 2006! La Estrella Alfa (la más grande) de la Constelación de Andrómeda, está situada al noroeste de la Constelación de Pegaso y se llama Sirah, Sirrah o Andromedae

6 comentarios en “Me desagradan mucho los debates occidentales. Quizá soy un bicho raro:)”

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s