India es el cuarto pais más peligroso si se nace mujer


http://www.fundacionvicenteferrer.org/es/noticias/ardua-lucha-por-la-proteccion-de-la-mujer-en-la-india

India es el cuarto país del mundo donde nacer mujer es más peligroso, según la Fundación Thomson Reuter. Aunque la mayoría de casos de agresiones no salen a la luz mediática, por desgracia las cifras confirman la fragilidad a la que están expuestas: cada 20 minutos una mujer es violada (Oficina Nacional de Registro de Crímenes de la India). Una fotoperiodista de 23 años sufrió ayer por la tarde una violación múltiple en la ciudad costera de Bombay. Estaba trabajando en un reportaje para una revista junto a un compañero, al que un grupo de agresores ató con un acuerda mientras que, al menos tres hombres, violaron por turnos a la joven.

Desde el caso de “Amanat” del pasado diciembre, numerosas agresiones han saltado a las portadas de la prensa nacional e internacional, algo que preocupa al gobierno indio sobre todo por su imagen internacional de cara a las relaciones comerciales y al turismo.

La dudosa protección legal
Por ello, el ejecutivo indio ha emprendido algunas medidas para endurecer las penas por violación y acoso sexual, aunque la sensación de desprotección sigue siendo la misma. “Si las fuerzas de seguridad, la justicia y los políticos no están sensibilizados en temas de género, no se puede hacer nada”, ha denunciado la directora del sector de Mujer de la Fundación Vicente Ferrer (FVF), Doreen Reddy. “Nada puede ayudar a una mujer que ha sido violada”, ha expresado insistiendo en la necesidad de la prevención de estas agresiones.
Lamentablemente, en muchas ocasiones las medidas para garantizar los derechos de las mujeres están enfocadas en la limitación de sus libertades, algo que contribuye a fortalecer la sociedad machista, en vez de ir dirigidas al agresor.

La vía legal puede llevar años y tiene trabas a todas las escalas. Desde el momento en que la víctima quiere hacer la denuncia, puede encontrarse con obstáculos frecuentes como que el agente de policía no quiera registrar su reclamación (por incompetencia, vagancia, o sobornos de los agresores…), o que la ginecóloga que la atiende en primera instancia se niegue a realizar un informe que determine que ha sido agredida sexualmente, para evitarse problemas. Es por ello que la FVF acompaña a las víctimas en estos arduos procesos y les da apoyo legal. “Es básico estar en estos momentos con la mujer agredida porque muchas veces no tiene el apoyo familiar o los recursos necesarios”, ha afirmado Doreen Reddy al respecto.

Apoyo en el día a día
En la India las mujeres violadas suelen ser doblemente víctimas, ya que después del suceso sufren frecuentemente el desprecio de su familia y de la comunidad en la que viven. “La mayoría de veces llevan a la niña o a la mujer a otro pueblo, a casas de familiares o conocidos, por la vergüenza que supone para ellos”, ha explicado Reddy. La raíz del problema está en que culpan a la mujer de provocación, por vestir inadecuadamente, por estar a determinadas horas en la calle o por ir por determinadas zonas. “La víctima se siente avergonzada y no comprende que la incriminen, porque considera que no ha tenido la culpa”, ha añadido Reddy.

En Gandlapenta, la Fundación cuenta con una casa de acogida para víctimas de agresiones y de redes de prostitución, después de que los equipos de acción social (formados por dos mujeres y un hombre) de cada pueblo detecten este tipo de casos. “Es vital para ellas recibir apoyo médico y psicológico, saber que no están solas, hablar con otras mujeres”, ha aseverado la directora del sector de Mujer. En este centro, las niñas continúan sus estudios y las mujeres realizan talleres de artesanía y otras actividades que les ayudan a mantenerse ocupadas, sentirse valoradas y recuperar la autoestima para aspirar a volver a tener una vida digna.

Además, la FVF trabaja en acciones de sensibilización con mujeres, hombres, niñas y, recientemente, también con niños. “Es fundamental que la igualdad de género se fomente desde la infancia, pero desafortunadamente en los libros de texto esto no aparece”. Por ello, la Fundación realiza talleres y obras de teatro en los que, mediante fábulas y conversaciones informales, se promueve el respeto a la mujer.

Anuncios

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s