Experiencia pública de transmisión de energía curativa a distancia de Wong Kiew Kit


“Transmisión de chi a distancia

Nadie que exponga una nueva teoría tiene ningún derecho a exigir ser abrazado, besado ni felicitado, pero lo mínimo que puede esperar razonablemente es que su teoría sea examinada y discutida con seriedad.

ERICH VON DANIKEN

¿Puede el hombre transmitir energía a gran distancia? En 1988 provoqué una gran controversia pública cuando hice una declaración que aparecería en los diarios más importantes en chino y en inglés.

Dije que los maestros de chi-kung podían transmitir chi a grandes distancias para curar enfermedades. Como sabia muy bien que serían pocas las personas que me creerían, declaré que estaba dispuesto a probarlo, insistiendo en que no era un reto sino un sincero intento de compartir un conocimiento útil que ya se conocía en la Antiguedad. También apelé a otros maestros de chikung para trabajar juntos en desarrollar más este arte en beneficio de la humanidad. La reacción fue tremenda, ¡y negativa! Hubo un intento concertado e implacable de ridiculizarme y burlarse de mí; además, mis atacantes encontraron tan estrafalaria mi sugerencia que ninguno creyó necesario examinar mi declaración antes de desacreditarla. Sin embargo, supongo que tuve la suerte de no ser quemado en la hoguera, como podría haberme ocurrido en el pasado.

Experimento público de transmisión de energía a distancia

En lugar de discutir con mis adversarios, decidí demostrar la validez de mí afirmación con un experimento público. En febrero de 1989, cuando la furia inicial había menguado, el diario nacional de Malaisia, Shin Daily News, patrocinó una demostración abierta a lo largo de un mes.

Se invitó a voluntarios de todo el país a hacer de receptores del chi transmitido a distancia. En el experimento yo iba a transmitir chi desde Sungai Petani a Kuala Lumpur, que están a una distancia de unos 500 km; y en días diferentes mi discípulo más antiguo Chan Chee Kong iba a transmitir chi desde Kuala Lumpur a Sungai Pera-ni. Las personas que iban a recibir el chi fueron seleccionadas por el Shin Mm Daily News de entre los solicitantes que respondieron a la invitación abierta. A excepción de uno, todos los receptores seleccionados eran desconocidos para Chan Chee Kong y para mí.

Además de transmitir chi a una persona por vez, también lo transmití a un grupo de seis receptores.

Había periodistas y testigos independientes en las estaciones de transmisión y recepción, y se comunicaban por teléfono entre sí o con los receptores inmediatamente después de las transmisiones de chi, para comparar notas y verificar resultados. Los resultados fueron abrumadores, con un índice de éxito del 95 por ciento, mayor que el índice normal de 80 por ciento durante la práctica normal. El experimento fue publicado como noticia de primera página en muchos diarios, entre ellos el Shin Mm Daily News (19 de febrero y 9,17 y 21 de marzo), el Nanyang Commercial Press (14 y19 de marzo), el New NzkhtNews (16 de marzo),el New Straits Times

(10 y 17 de marzo), el Star (21 de marzo), el Mun SangNews (1 de abril) y el United Post  (25 de abril).

Lo que dijeron los receptores sobre la transmisión de energía

A continuación, algunas citas de lo que dijeron los receptores cuando explicaron sus experiencias en el experimento público:

1. Goh, empresario de 37 años:

«Al principio me resistí, pero cuando el chi se hizo cada vez más fuerte, colaboré. El chi se movía dentro de mi cuerpo y yo me mecía hacia delante y hacia atrás, a izquierda y derecha, y sentí calor».

2. Chen, empresaria:

«No tenía ninguna formación en chi-kung. La respiración se me hizo más rápida y comenzó a vibrarme el cuerpo. Hasta las articulaciones emitían ciertos sonidos. Al principio pensé que era algo de las Mil y una Noches, pero ahora estoy convencida de que la transmisión de chi a distancia es posible».

3. Ti, pintora de 19 años:

«El chi me entró por la cabeza y la cara. Me sentí como si estuviera rodeada por una brisa, como si estuviera flotando en la cumbre de una montaña. No me movía por voluntad propia».

4. Mayor Tee, oficial del ejército de 43 años:

«Felicitaciones, señor Wong. Su chi es muy potente. Lo sentí circular por mi cuerpo. Jamás había sentido algo así. Fue muy agradable, y ahora me siento lleno de poder. Puedo atestiguar que la transmisión de chi a distancia es una realidad».

5. Lee, ama de casa de 37 años:

«Gracias, Sifu Wong, por su maravillosa transmisión de chi. Yo había hecho ejercicios de flujo del chi anterior-mente, pero jamás me había sentido así. Me movía llena de vigor, y comencé a golpear y a masajear mi cuerpo. Me puse a bailar ágilmente».

6. Tan, profesor de 35 años:

«Yo también practico el chi-kung, pero es distinto al estilo del señor Wong. Había leído sobre la transmisión de chi a distancia y creía que era cierto, de modo que esta era una oportunidad de oro para experimentarla personalmente. El chi circuló por mi cuerpo. Comencé a vibrar y a moverme involuntariamente, pero fue muy agradable».

Un aspecto interesante fue que tanto Chan como yo sabíamos cómo se movían los receptores. Explicábamos sus movimientos a los testigos,  los cuales inmediatamente telefoneaban a los receptores, y generalmente comprobaban que nuestras descripciones eran ciertas.

Lo podíamos hacer:

— en primer lugar, porque de la manera como transmitíamos el chi teníamos cierta influencia sobre los movimientos de los receptores, y

— en segundo lugar, porque veíamos sus movimientos en nuestra meditación durante el proceso de transmisión.

Anuncios

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s