Soy crédula pero hay límites. Lerina García, una persona que dice haberse transladado dimensionalmente


Me llega el caso de Lerina García Gordo, que firma como “Luz”.
He hecho una pequeña investigación y realmente parece un “fake” en toda regla. Es tan fácil como que un periodista o alguien acreditado legalmente, pueda ir a la policía o a la administración correspondiente y pedir una fe de vida o documento similar de las personas que se llamen así (tal y como se hace con los testamentos cuando no se encuentra el domicilio de los que herederos). No debe de haber muchas “Lerinas”.

La tal “Lerina” o “Luz” dice que un día se despierta y se encuentra con prácticamente todo igual menos determinados detalles (donde se incluyen personas que ella recuerda pero en esta dimensión no existen)

Pone un mensaje en un foro y solicita que otros “en situación similar” se pongan en contacto con ella.

Lo que encuentro sospechoso es que no existe ningún dato de ella con el que se “moje”, una foto, una forma de contacto más allá del mail de yahoo que ofrece (como si no fuera fácil abrir un mail de yahoo). El blog que abre (http://lerinagarcia.blogspot.com.es/) está repleto de comentarios de gente que se cree a pies juntillas su historia y a los que que “ella” no digna a responder. Si pones su nombre en google, te encontrarás un montón de bloggers que “le siguen el juego” sin verificar ni contrastar nada (como es habitual).

Su conocimiento de la realidad espiritual es cuando menos exquisito (no todo el mundo integra la existencia de entes que viven de nuestra energía con la existencia de un yo superior que “pasa” de nosotros). Con todo ese bagaje no es difícil dar sentido a una historia como esta con un poquito de imaginación y muchas ganas de jugar con las ilusiones del projimo.

UN JUEGO DE ROL

En su momento fui víctima de un juego de rol. Una supuesta niña se puso en contacto con mi grupo para solicitar ayuda por acoso escolar. Yo la puse en contacto con la presidente de una asociación contra el acoso escolar de su comunidad. Su voz (esto es importante) era auténtica, como la de una niña. Pero no era una niña, era un señor que usaba un programa informático. Cuando me llama la presidenta de esta asociación para decirme que la policía ha estado hurgando en mi pc para saber si yo estaba en el ajo, fue cuando creí que lo que hablaba conmigo no era una dulce niña acosada, sino un sirvenguenza que necesita engañar y jugar con sentimientos ajenos para divertirse (parece que la policía intervino porque el individuo comenzó a molestar a los padres de un niño que murió por acoso escolar).

Esta situación salvando las distancias, me huele igual. Y no es que no me guste imaginar, ni creer que tenemos más posibilidades y potencialidades de las que imaginamos. Pero para detectar mentiras hay que observar los detalles. Y los detalles me dicen que esto es algo muy similar a aquel juego de rol.

A modo de ejemplo la página de su facebook de fotos sin fotos: https://www.facebook.com/lerina.garciagordo/photos

Esto sigue la filosofia irracional de “I want to believe” de Mulder. Y esta no es la vía para esclarecer situaciones anormales

Anuncios

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s