Cuando no se puede hablar de la situación política en cualquier sitio, decir que “no se puede” ya es decir lo que pasa. Bien por Loquillo


Loquillo presenta disco. Código rocker. Una vuelta a sus orígenes para tomar aire; para reiniciarse. “Un paso atrás para dar dos adelante”. Y, por este motivo, charla con La Razón. La situación política de España no tarda en salir.

“Siempre he pensado que la Transición se hizo con ruido de sables y no se hizo bien. El encaje de las autonomías, la politización del poder judicial, la Ley Electoral obsoleta, las listas cerradas… Yo no he votado la Constitución, tenía 17 años. Hay que actualizarla, como a un ordenador. Todo el mundo está de acuerdo. Pero de lo que más estoy cansado es del gran lastre que tenemos: el guerracivilismo. Yo no quiero que mi hijo siga con esa historia. Mi familia era republicana, pero vale ya. Miremos hacia delante. Estamos todo el día con un lenguaje de otro tiempo”.

Bajo este clima surgen Podemos y Ciudadanos. “Nacen del desconocimiento de los grandes partidos de la Transición hacia los jóvenes. Les cerraron las puertas en las narices. Tengo amigos en esos dos partidos que estaban en PP, PSOE o IU y no les hacían caso, se han perdido a gente brillante y preparada”.

Publicidad

No le convencen. Ninguno de los dos. O eso es, al menos, lo que se desprende de su entrevista. Del partido de Pablo Iglesias dice: “Sé de qué va Ciudadanos, pero no Podemos. ¿Dónde están? Entiendo lo de la casta. Pero van y eligen L’estaca, de Lluis Llach, ¡que para mí es la casta!” Y sobre el de Rivera – calificado por el periodista como el partido que “aparece como alternativa no rupturista” – opina que “eso es cambiar todo para que todo siga igual”.

Loquillo no puede evitar hablar de su Cataluña natal. Durante la entrevista no es un tema que se saque expresamente, pero al músico catalán le brota la denuncia. Le malinterpretan mucho, critica. “Hay que ir con mucho cuidado porque la situación ronda el absurdo. No vamos a hablar del tema Cataluña, pero… (…) Pero es que tengo que decir que no puedo hablar. Es muy duro. (…) Tengo miedo. Punto. La mejor manera de hablar de Cataluña es decir: ‘No puedo hablar. Y que cada uno piense lo que quiera. Y así tus palabras no se malinterpretan. Puedo hablar en España de todo lo que me da la gana…” La conversación se queda una vez más en suspenso. El entrevistador le anima a terminar la frase: “Menos de…” El músico se limita a responder: “Que la gente lo piense. Pero es difícil para mí. A Madrid vengo y debatimos de todo y no tengo miedo, pero de lo otro sí. No puedo hablar del tema porque ya sabes. Bueno, así nos han llevado. Pero hay muchos ejemplos de gente brillante que se ha ido de Cataluña. Ya veremos, a lo mejor cuando haga falta reconstruir los puentes, me llaman”.

Anuncios

Deja un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s