0

La iluminación.. lo que hay después


Pensaba yo.. a veces tienes la sensación de que ya no te queda mucho por saber; es posible que sólo lo creas y eso que llamamos “la vida” te vuelva a dar la vuelta y resulta que sí que había más cosas, que te equivocabas.

Pero.. ¿Y si llega ese día extraño en el que “de verdad”, no te queda nada por comprender? Quizá porque has tenido la suerte (o la desgracia) de encontrar una coherencia en el todo que forma la realidad. Por ejemplo, porqué un día te encuentras a alguien o algo que te da la pista y todo cobra sentido, absolutamente todo.

Y yo pregunto ¿Será eso algo parecido a la iluminación?

Las personas que experimentan la iluminación (según el concepto del budismo zen) (además de ser muy poco explícitos) dicen que después de la iluminación.. hay un día más.

Yo me he dado cuenta, después de mi propio recorrido, que después del recorrido, sencillamente lo que queda.. es la VIDA. Quizá me he vuelto una “ilu”:), vete tú a saber:)

2

¡Deja de intelectualizarlo todo, joe!


Un maestro espiritual decía sus discípulos:
-¿De qué os sirven tanto estudio y tanta devoción? ¿Acaso un burro se vuelve sabio por cargar una biblioteca sobre su lomo o un ratón llega a la santidad por vivir en una iglesia?
-No. Pero entonces ¿qué es lo que nos hace falta?
-Corazón y más corazón.
-¿Y cómo se obtiene eso?
El maestro no quiso responder. ¿Qué podía decir que no fueran a convertirlo en tema de estudio u objeto de devoción?

0

¿A quién pertenece un regalo que no se acepta?


impresenta

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.
Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación. Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha.

Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.

Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío.

Juntos, todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzaba a insultar al anciano maestro.

Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus antepasados.

Durante horas hizo todo por provocarle, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.

Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: “¿Cómo pudiste, maestro, soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usaste tu espada, aún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?”.

El maestro les preguntó: “Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quién pertenece el obsequio?”. “A quien intentó entregarlo”, respondió uno de los alumnos. “Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos -dijo el maestro-. Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo”.

0

La libertad viene a ser el equivalente a no tener cadenas de ningún tipo


“La libertad viene a ser el equivalente a no tener cadenas de ningún tipo. Ni físicas, ni psicológicas, ni espirituales.”

Del Blog “http://miluminaria.wordpress.com/2013/07/08/la-despedida/“.

Autoría del autor del Blog: Portillo Morales

 

Yo apuntaría si me permite el autor, cuán difícil es liberarse de las cadenas, cuán difícil es reconocer en uno mismo “dependencias”. Pero que duda cabe, que ese es nuestro camino. Gracias por la entrada, y por un poema que merece llegar al corazón de mucha gente de lo intenso que es. Os recomiendo mucho esta entrada y por supuesto el blog.

 

 

 

0

La sabiduría no es solamente la capacidad de decir bonitas palabras


La sabiduría no es esto, señores

La sabiduría no es esto, señores

(Encontrado en el blog de periodismoalternativoblog.wordpress.com)

Aprovecho para enviarle desde aquí mis bendiciones para la estancia en el hospital de su familiar, de alguien -yo- que aún está convaleciente de mi reciente paso por un quirófano.

A Osho, le tengo un poco de manía. Fue a partir de que una amiga me dijera que no le gustaba su estilo de vida, de nuevo rico. Como se confirma en los vídeos que aparecen más abajo, él mismo reconoce tales hechos. Se puede ser aparentemente bueno con las palabras y al tiempo nada recomendable. Esto no se puede confundir con sabiduría. La sabiduría implica evolución espiritual, incapacidad de dañar a nadie, y la percepción de que la realidad material es ilusoria, y por tanto resulta imposible valorar en lo no necesario para la supervivencia o la belleza, nada material.

A continuación del primer vídeo con un contenido aparentemente “sabio” que realmente apela a la pura lógica, dos vídeos desmitificadores del mito. Me da mucha pena que personas así sean “idol-atradas” por tanta gente que deposita sus esperanzas de espiritualidad en ellas.

Personalmente me atraen más los sabios con los que me encuentro en la calle, que no los que tienen NI BUSCAN tribuna.

OSHO – Ninguna sociedad quiere que seas sabio

Título video: Ma Anand Sheela – Las prostitutas de Osho

Título vídeo: OSHO: I Am the Rich Man’s Guru

Comentarios Personales: Realmente es mucho peor de lo que decía mi amiga, atención a la frase “yo soy el guro de los ricos”. ¡Que penita!

Titulo Vídeo: Osho – Victimas de la Sectas

1

No tenemos por qué morir con dolor y enfermedad


Eligiendo como morir

Eligiendo como morir

(Nota: Apuntes “críticos” sobre Sogyal Rimpoché en la siguiente entrada)

Conversación de Carolin Myss con Sogyal Rimpoché, autor del “Libro Tibetano de la vida y de la muerte” (De su libro Anatomía del Espíritu)

“Me gustaría contarle cómo murió mi maestro. Convocó a sus astrólogos y les dijo que le hicieran la carta astral, determinando el momento idóneo para que él retirara su espíritu de las energías de la tierra. Su espíritu era poderosísimo y quería marcharse sin causar ningún tipo de consecuencias energéticas.
Es posible que usted no sepa estas cosas, pero cuando un
espíritu cualquiera se va de la tierra influye en todo el campo energético. Y cuando se va un espíritu muy poderoso, la influencia sobre la tierra es aún más fuerte.

«Así pues, sus astrólogos determinaron el día y la hora idóneos para su muerte física. Entonces él les dijo a sus alumnos que ese día y a esa hora se marcharía. Y eso fue exactamente lo que hizo.

Ese día meditó con sus alumnos, los bendijo, y después cerró los ojos y liberó a su espíritu de su cuerpo.

Le pregunté si su maestro había elegido morir porque estaba enfermo.
La pregunta le produjo nuevamente un ataque de risa casi incontrolable. — ¿Enfermo? ¿Y qué tiene que ver la enfermedad con eso?
Al igual que nacemos en el momento idóneo para que nuestra energía entre en la tierra, también hay un momento idóneo para dejar la tierra. Mi maestro no estaba enfermo. Estaba completo. No tenemos por qué morir con dolor y enfermedad. La mente consciente es capaz de liberar el espíritu del cuerpo sin tener que soportar el dolor del deterioro físico. Esta elección la podemos hacer todos.